Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El anuncio del Gobierno francés de otorgar una autorización excepcional para el tratamiento de semillas con neonicotinoides (NNIs) en remolacha pone en entredicho de nuevo la idoneidad de las decisiones políticas europeas relativas a las herramientas de sanidad vegetal, en las que pesan más las convicciones ideológicas que los resultados de una evaluación con el respaldo científico, asegura la organización ALAS.