Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Se llama AMR-C01 y es uno de los caprichos más extravagantes y caros que un amante de los Aston Martin (la marca favorita de James Bond) pueda permitirse. Cuesta casi tanto como un deportivo de lujo, pero no se puede conducir fuera de casa (ni siquiera se guarda en un garaje).