Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Bankia ha dado marcha atrás en su iniciativa de recortar el salario al personal afectado por el cierre de oficinas de julio, cuando clausuró 140 sucursales. La entidad ha decidido, en plenas negociaciones de fusión con CaixaBank, no aplicar el ajuste de la retribución que afectaba a una parte de los directores de estas agencias, ya que habían pasado a realizar otras funciones de menor rango.