Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Bankia pone punto y final a su corta historia con su absorción parte de CaixaBank. Tras nueve vagando en la travesía del desierto, a la que tantas veces hacía referencia su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, la entidad dejará de existir. No quedará ni rastro de su marca. Nació en la primavera de 2011, en pleno crash financiero, fruto de la escisión de negocio bancario de la unión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas pequeñas, con el objetivo de salir a bolsa. Y ya lo hizo con ayudas del Estado bajo el brazo. Hoy, en medio de otra crisis (la sanitaria por la pandemia del coronavirus) desaparece.