Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El sector de los planes de pensiones se defiende tras el informe publicado recientemente por la AIReF donde aseguraba que los incentivos a los planes de pensiones eran regresivos, no servían para generar ahorro y solo beneficiaban a las personas con las rentas más altas, además de conllevar un coste fiscal para el Estado de 1.650 millones de euros. Este documento, más allá, puede significar el estoque definitivo para estas deducciones ya que el propio ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, tenía intención de llevar a cabo en esta legislatura. Por ello, desde el sector Invero y Unespa han pedido que estos sean reformulados para hacerlos más atractivos y eficaces, e incluso organizaciones como el IEE pide un análisis mesurado de los resultados arrojados por el informe e ir hacia un modelo que los haga «más jugosos» para el ahorrador.