Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La inestabilidad desatada por el coronavirus está afectando a la banca. A BBVA en particular, que no deja de tener efectos negativos. A la incertidumbre de por la subida de los impagos en Estados Unidos o España o la debilidad de Turquía, se han añadido en los últimos meses otra serie de efectos demoledores. Uno de ellos es el ‘agujero’ de sus inversiones financieras en empresas cotizadas. Solo a cierre de junio, último dato disponible, el grupo reconocía unas minusvalías latentes de algo más de 1.000 millones por la tenencia de acciones en firmas cotizadas en nuestro país.