Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

BBVA ha mejorado sus expectativas y objetivos de beneficios para este año como consecuencia a un comportamiento más favorable de su principal filial, México. Además, se ha comprometido a volver a pagar dividendo una vez el BCE levante las restricciones, que probablemente, será a finales de diciembre, por lo que sus accionistas podrían recibir una remuneración el próximo ejercicio. Un dividendo que no solo será en efectivo, sino que la intención del banco azul es ofrecer una entrega extraordinaria a través de una recompra de títulos. No es el primer banco que asegura que en 2021 abonará un retribución a sus socios. El Santander ya se comprometió esta semana a repartir ganancias, y la fusión de CaixaBank-Bankia, incluye una partida para tal fin.