Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

BBVA revive la pesadilla turca de hace dos veranos, cuando los desequilibrios de su economía pusieron contra las cuerdas su moneda. Hoy, sin los deberes hechos, Turquía se encuentra en el foco de los mercados ante las consecuencias del coronavirus, entre ellas un desplome de una de las fuentes de su riqueza, el turismo. Desde hace semanas, la lira viene registrando fuertes caídas, que están pesando sobre la cotización de los bancos, entre ellos la filial del grupo español, Garanti, en la que depositó grandes esperanzas con una inversión de 7.100 millones de euros.