Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Los impagos de créditos se han convertido en una gran amenaza para la banca. Y en Estados Unidos no podía ser menos, teniendo en cuenta el impacto tan severo que está teniendo el país como consecuencia de la crisis del coronavirus. BBVA vaticina un efecto demoledor para las entidades, entre las que se incluye la propia entidad. Tal es así, que espera que la morosidad repunte hasta niveles nunca vistos, al menos en lo que llevamos de siglo, lo que supondrá un aumento en las provisiones por deterioro del sector y, por ende, de su filial, que aportó el 16% de los beneficios del grupo español en 2019.