Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Desde el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la policía el pasado mes de mayo, las manifestaciones y los disturbios en numerosas ciudades estadounidenses se han convertido en algo común. En las últimas semanas, nuevos casos de violencia policial, encabezados por los siete disparos que otro ciudadano negro recibió por la espalda a manos de otro agente en Kenosha, Wisconsin, han vuelto a encender las llamas entre el movimiento ‘Las Vidas de los Negros Importan’ (Black Lives Matter) y contramanifestantes supremacistas blancos. Y el fuego resultante, con varios muertos de uno y otro bando, se ha convertido en uno de los temas clave de las elecciones. Uno que, según JP Morgan, puede impulsar las opciones del presidente, Donald Trump, aunque las encuestas dejan muchas más dudas.