Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Reino Unido ha vivido una nueva crisis política esta semana, con miles de estudiantes afectados y peticiones de dimisión al ministro de Eduación por su manejo desastroso de la selectividad. Mientras todo eso pasaba, el primer ministro, Boris Johnson, estaba de vacaciones, acampando en Escocia. Pero hasta eso le ha salido mal: Johnson ha tenido que poner fin a sus vacaciones y volver a Downing Street tras descubrirse que su carpa estaba en un terreno privado y que no tenía permiso para estar allí.