Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Corría el año 1944 y Europa entera ardía por los cuatro costados, víctima aún de los últimos estertores de la Segunda Guerra Mundial. En la neutral Suiza, sin embargo (un oasis verde y pastoril en el mismo corazón del continente), sus problemas resultaban mucho más prosaicos.