Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La fusión de Bankia con CaixaBank va a arruinar definitivamente el sueño del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, de crear un banco público que esté al servicio de los intereses del Ejecutivo. El líder de Podemos siempre ha querido que la entidad, que ya está participada por el Estado en un 62%, se convirtiera en un instrumento de financiación de sus proyectos y permitieran hacer realidad algunas de sus medidas estrella para ampliar su base electoral.