Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

CaixaBank ha dado mandato a KPMG para poner a la venta dos carteras de activos tóxicos valorados en unos 1.000 millones de euros, con lo que pretende limpiar parte de su balance antes de cerrar la fusión con Bankia, según han confirmado fuentes cercanas a la operación consultadas por Europa Press.