Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Llega agosto a Madrid y con él uno de los meses más atípicos del año. La circulación decrece, los huecos para aparcar aumentan y el flujo de paseantes se esponja. La ciudad se va de vacaciones, pero son muchos también los que se quedan.