Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Nos pasamos el año cuidando y mimando nuestras plantas, pero con la llegada del verano, ¿quién no se va de vacaciones unos días o realiza una escapada para desconectar? A menudo, estos viajes implican un importante dilema: ¿cómo mantener ‘vivas’ nuestras plantas si ningún familiar, amigo o vecino puede echarnos una mano y regarlas en nuestra ausencia?