Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Una suculenta tabla de quesos y una buena copa de vino, una combinación gastronómica que puede solventarnos -con buena nota- una cena improvisada, un almuerzo de fin de semana o una pequeña celebración familiar.