Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Ni la industria de la moda ni ninguna otra en general estaba preparada para esta situación. En el caso de la primera, lo tenía mucho más complicado al manejar unos tiempos que superan los seis meses para la producción de sus productos. Así que, con lo que había, se han tenido que reinventar.