Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El final de las vacaciones y la vuelta a la rutina laboral convierten al mes de septiembre en uno de los más complicados. El trabajo y las tareas del día a día hacen que, en muchos casos, otros aspectos importantes de la vida queden relegados a un segundo plano. Entre los más perjudicados, el sexo.