Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El mercado laboral español se caracteriza por destruir mucho más empleo que el del resto países europeos cada vez que una crisis golpea a la economía europeo o global. Un modelo productivo intensivo en sectores de bajo valor añadido, una mercado de trabajo precario, con excesivo protagonismo del empleo temporal, un marco laboral disfuncional que protege a unos trabajadores mucho más que a otros, unas políticas activas de empleo deficientes o mala suerte en ocasiones.