Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Un chorrito de cualquiera de estos aceites -derramado por encima del pan tostado del desayuno, el gazpacho del mediodía, la sopa de la cena, un tomate troceado de ensalada o un pescado al horno- realzan la potencia de los aromas y convierten cualquier plato en un auténtico espectáculo.