Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El cantón suizo de Ginebra, una de las ciudades más caras del mundo, aplicará a partir de mañana sábado una norma que obliga a los empleadores a pagar un salario mínimo de 23 francos (21 euros) por hora, lo que equivale a unos 3.700 euros mensuales y supone el salario mínimo más alto del planeta. Hasta la fecha, este récord lo tenía Australia con un salario mínimo de 2.180 euros al mes, una cifra que pulverizará el nuevo SMI del cantón suizo.