Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La batalla de los opiáceos ha llegado a los tribunales, y EEUU no se va a andar con rodeos. Un total de 48 estados, de los 50 que componen el país, han acusado a Purdue Pharma, el fabricante en quiebra de la marca de calmantes OxyContin, de provocar más de 2,15 billones de dólares en daños financieros a la economía del país a lo largo de las dos décadas en las que vendió estos opiáceos altamente adictivos.