Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Los 1,2 dólares del euro, de principio de semana, hizo saltar las alarmas del BCE a una semana de su reunión mensual, lo que prácticamente le obliga a revisar todavía más a la baja sus previsiones de inflación. El siguiente paso supondría que el BCE debería anunciar la ampliación de su programa de compra de deuda.