Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El BCE lleva tiempo alertando sobre las mismas faltas en la zona euro. La moneda común necesita completar la unión bancaria con una garantía de depósitos común. Y debe añadir una capacidad fiscal para absorber shocks asimétricos. El nuevo fondo de recuperación de 750.000 millones de euros, bautizado como Próxima Generación Europa, se parece mucho a lo que echa en falta la zona euro. En particular, el nuevo Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, que canalizará los 360.000 millones en préstamos y un 80% de las ayudas a fondo perdido (312.500 millones)