Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El Estado contará con dos (a los sumo tres) representantes en el Consejo de Administración de CaixaBank-Bankia, de acuerdo con el reparto de poder que se está negociando y en función de las participaciones accionariales. Una cifra que, a todas luces, impedirá que pueda llegar a tener una influencia decisiva como a la que aspira el vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, máxime si se tiene en cuenta que estos miembros ejercerán sus funciones de manera independiente, como lo han hecho hasta ahora en el grupo nacionalizado.