Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

A finales de 2018, la fintech Revolut lograba la licencia bancaria europea con la que podría operar en todo el Viejo Continente. Un banco digital orientado al público joven y con el ánimo de dar un vuelco al sector. Sin embargo, las cosas no han ido como se esperaban en la firma británica y es que pese al aumento en el número de clientes y su valoración en casi 5.000 millones de euros, sus pérdidas durante 2019 se triplicaron pasando de 35 millones de euros a 120.