Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El IPC de Estados Unidos subió un 0,6% en julio, pero el alto desempleo probablemente mantendrá la inflación bajo control, permitiendo a la Reserva Federal continuar bombeando más dinero a la economía para ayudar a la recuperación de la crisis del covid-19.