Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Anécdota curiosa la que ha tenido lugar en Olten, una ciudad en Suiza ubicada entre Zúrich y Basilea, donde el fallo en una fábrica de Lindt ha provocado una ‘lluvia de chocolate’ por toda la localidad. Un problema en los conductos de ventilación, que sumado al viento, provocó que varios coches amanecieran cubiertos de una capa de cacao, como si de nieve se tratase.