Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El mercado de petróleo ha sido de uno de los más afectados por la crisis del covid-19. Los confinamientos y las restricciones han afectado de forma directa al consumo de los derivados de esta materia primera. No obstante, aunque la situación ha mejorado desde la primavera para el ‘oro negro’, los efectos de la pandemia podrían afectar al precio del crudo durante los próximos años. El coronavirus está cambiando el mercado y amenaza con seguir haciéndolo. La apuesta por las energías verdes y el teletrabajo podrían dar un golpe casi letal al crudo, que ahora cotiza por encima de los 46 dólares (el Brent), tras haber caído por debajo de los 20 dólares en abril.