Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La pandemia del covid-19 está dejando una larga hilera de datos económicos que pasarán a la historia. La singularidad de esta crisis, el miedo de los viajeros y las restricciones han generado una situación inédita: en el mes de junio Cantabria ha recibido el doble de turistas que Canarias, cuando lo normal es que las islas reciban un número de viajeros hasta siete veces superior que la pequeña región del norte. Este dato, aislado y poco representativo, deja entrever, no obstante, el arduo escenario al que se enfrentan las regiones más dependientes del turismo. Si no se produce una recuperación rápida de los flujos de viajeros que llegan del exterior (hay que parar al covid-19) se corre el riesgo de generar una recuperación muy desigual, asimétrica, con unas regiones que se comportan mucho mejor que otras y unos sectores que vuelven a la normalidad antes que otros.