Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Primera premisa: sin un Poder Judicial independiente no existe una democracia auténtica. Para conseguirla se requiere que sus órganos de gobierno también lo sean, así como los nombramientos de quienes compondrán los juzgados y tribunales.