Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Los futuros que cotizan sobre el oro y la plata se mueven en máximos, el interés que se exige a los bonos de Estados Unidos se hunde a zona de mínimos históricos pese al ligero repunte de ayer –los alcanzados en el momento de mayor incertidumbre por la pandemia de coronavirus– y el volumen mundial de deuda por el que los tenedores pagan a los emisores supera el pico del 9 de marzo, con más de 15,9 billones de dólares, según el índice global de renta fija con rentabilidades negativas de Bloomberg. El dinero está asumiendo una segunda oleada de contagios y busca refugio en los activos más seguros.