Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El Santander ha registrado pérdidas en el primer semestre del año como consecuencia del deterioro del fondo de comercio de sus filiales y de los activos fiscales diferidos. La entidad ha declarado unos números rojos de 10.798 millones de euros tras realizar un ajuste en estas dos partidas de 12.600 millones. Sin este efecto, el beneficio ordinario de la entidad asciende a 1.908 millones, explica el grupo. El deterioro, que no tiene efecto en caja ni en capital ni liquidez, obedece a las peores perspectivas económicas derivadas de la crisis del coronavirus.