Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Las brutales sesiones de febrero y marzo -como la jornada en la que el S&P 500 se desplomó un 12% o en la que el Dow Jones borró casi 3.000 puntos de golpe- empiezan a ser solo un mal recuerdo para Wall Street. El principal índice estadounidense es hoy una balsa: lleva 24 días sin caer un 1% o más.