Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La sala de lo contencioso del Tribunal Supremo ha confirmado que la indemnización mínima obligatoria de 7 días de salario por año trabajado a la que tiene derecho cualquier directivo al ser despedido está exenta de IRPF, en un fallo que fija criterio jurídico.