Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Todos los diplomáticos acreditados ante la Corte de San Jorge desean acudir a la fiesta de verano que ofrece la Reina durante el mes de julio en los jardines del Palacio de Buckingham, pero los elegidos son pocos. Las invitaciones se limitan a un pequeño número por cada Embajada. En el año 2008 tuve la suerte de conseguir un par de ellas para acudir con mi esposa, a pesar de que ese 6 de julio se celebraba, a unos pocos kilómetros, en Wimbledon, la final entre Nadal y Federer.