Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Ha pasado ya un año desde que los futuros del petróleo West Texas (WTI) cayeran a territorio negativo (se pagó por comprar futuros de este petróleo) por primera vez en la historia. Entonces, medio mundo estaba confinado y el petróleo se acumulaba en tanques, buques, oleoductos… Si nadie se mueve, el petróleo pierde a su principal cliente: el transporte. Sin embargo, un año después, la panorámica es muy diferente.