Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Con la vista puesta al incierto resultado de las próximas elecciones autonómicas y del referendum constitucional (sobre la reducción del número de diputados y senadores) del 21 de septiembre el Gobierno italiano anuncia un recorte de impuestos sobre el trabajo. La reducción de la llamada ‘cuña fiscal’ tiene como objetivo estimular el empleo (el paro llegó en julio al 9,7 por ciento) y la economía (que en segundo trimestre de 2020 cayó un 12,8 por ciento con respeto al trimestre anterior, el peor resultado desde 1995) y se incluirá en el Presupuesto para 2021 que en estos días empieza su recorrido en el Parlamento italiano.