Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Jorge Azcón, portavoz del PP en la Federación Española de Municipios y Provincias, y antes que este cargo, alcalde de Zaragoza, la quinta ciudad más grande de España, y ahora una de las más golpeadas por los rebrotes del coronavirus, analiza para elEconomista las razones del gran desacuerdo de la mayoría de alcaldes del país, contrarios al decreto firmado entre la FEMP y el Gobierno. Y es que, de no modificarse el decreto -recalca Azcón-, supone la entrega de los ahorros municipales al Estado, es decir, de unos 15.000 millones de euros, a cambio de una ayuda de 5.000. Y eso en el mejor de los casos, porque lo que subraya este abogado es que tal decreto no contempla ayudas para aquellos ayuntamientos, como el suyo, el de Granada, Murcia, o Lleida, entre otros, que no tienen ni un solo euro de superávit, luego no tienen manera de obtener un céntimo para la reconstrucción local. Advierte además, que es un riesgo para los ayuntamientos entregar su dinero ahora mismo al Estado, si finalmente el decreto no prospera en el Congreso. El edil de Zaragoza también piensa, que los regidores socialistas, que hoy están callados siguiendo la disciplina de Ferraz, acabarán hablando. Y entonces la rebelión -calcula- será de todas las fuerzas políticas sin excepción, por mucho que lo rebata Abel Caballero, presidente de la FEMP, y cuyo voto de calidad ha dado pie al polémico decreto-ley para la reconstrucción.