Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Igual que en febrero y marzo la bolsa cayó como un peso muerto con la expansión mundial de la pandemia, ahora que la segunda ola ya está golpeando Europa, las caídas están siendo más paulatinas, como si se tratase de una hoja de un árbol. Desde comienzos de septiembre, los índices mundiales comenzaron a corregir las subidas de los meses anteriores ante el deterioro de las perspectivas macro y el repunte de nuevos casos de coronavirus, especialmente en el Viejo Continente, donde ya se baraja la posibilidad de asistir a un nuevo confinamiento en determinadas zonas.