Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La Caixa, que controla el 40% de CaixaBank, está dispuesta a aumentar su participación ligeramente para encarrillar las negociaciones de fusión con Bankia y alcanzar hoy un acuerdo para que los consejos de administración se celebren mañana. El objetivo de este movimiento no es otro que mantener en el grupo integrado al menos un 30% de capital, condición indispensable para que se selle el pacto. En principio, con la inversión previa de un 1% de las acciones del banco catalán, equivalente a unos 120 millones de euros a precios de mercado, serviría para que se cierren las condiciones de la ecuación de canje, una operación que contaría con el visto bueno del BCE.