Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Durante décadas, la estrategia de contar con una cartera equilibrada con el 60% de la misma en acciones de gran capitalización estadounidenses y el 40% restante en bonos del Tesoro se ha convertido en un mantra de la inversión.