Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La economía española se va a hundir más de 11% en el conjunto de este fatídico 2020. Sin embargo, diseccionando el año por trimestres, un rayo de luz se ha dejado ver (entre tantas nubes oscuras) durante el tercer trimestre del año (julio, agosto y septiembre). Mientras que todas las previsiones económicas han ido empeorando a lo largo del año, el rebote de la economía para ese trimestre podría ser más fuerte de lo que se había esperado. La explicación, grosso modo, es una mayor concentración del consumo en bienes y servicios producidos en España (made in Spain), que podría elevar el crecimiento trimestral del PIB al 14%, frente a las previsiones que hablaban de un auge del 10%.