Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Refugiado bajo la sombra de un pino en los jardines del Palacio de Marivent, las palabras del presidente del Gobierno sonaron huecas y vacías de contenido, tras las preguntas de los periodistas sobre si no le parecían «inquietantes y perturbadoras» los noticias que llegaba de Podemos. No hay peor sordo que el que no quiere oír.