Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Voluntarios entre funcionarios de ayuntamientos y graduados universitarios para salvar lo que parece ya insalvable en Madrid: un sistema efectivo de rastreo de contactos de contagiados, la esencia para frenar la epidemia de coronavirus tras el desconfinamiento. Esa es la solución lanzada por el Gobierno de Díaz Ayuso tras despertar de un letargo de tres meses con una explosión en las cifras de contagios del SARS-CoV-2. La controversia está servida por las cuestiones que suscita incorporar a personas gratis para hacer un trabajo  esencial para la salud pública. Pero los expertos tampoco lo avalan. La investigadora de sistemas de salud pública y profesora asociada en la Universidad de Singapur, Helena Legido-Quigley, ha rechazado este método y ha advertido de que «ya llegamos tarde». | EN DIRECTO: Todos los detalles sobre la evolución del coronavirus