Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La Generalitat catalana ha pasado en cuatro días de pedir que la sede del nuevo banco resultante de la unión CaixaBank-Bankia esté en Barcelona a intentar boicotear la fusión a través de Europa.