Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Si hay algo que nos gusta del verano es disfrutar de una buena jornada de playa. El cielo azul, la brisa del viento sobre nuestro cuerpo al sol, el rubor de las olas al romper en la orilla, el indudable olor a mar, paz, tranquilidad y felicidad. Y es que, si la playa es el plan perfecto de un caluroso día de verano, nada mejor que la isla de Malta, en medio del Mediterráneo, para disfrutarlo.