Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Este lunes ha comenzado la Convención Nacional Demócrata en EEUU (DNC, por sus siglas en inglés), un evento de relevancia histórica y de gran peso político, puesto que en ella se elige formalmente a quien será el candidato del partido para las elecciones presidenciales. Sin embargo, como casi todo en el país, acaba adquiriendo tintes de espectáculo televisivo. El coronavirus ha impedido este año el gran escenario, el estadio masificado, las pancartas y el colorido inherente a estos eventos. Pero en el DNC de 1996, los demócratas, confiados con la reelección presidencial de Bill Clinton, amenizaron los tiempos de espera bailando la Macarena de forma improvisada.