Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Si hay algo que enseña la fábula de la liebre y la tortuga es que más vale progresar despacio pero de manera segura, que rápido y sin garantías de que el avance sea fehaciente.